Educación LGBTQ+

Hablemos de VIH y SIDA

Coescrito por Pablo Aguilera sobre una publicación original de The Trevor Project US Hablemos de VIH y SIDA A pesar de ser una pandemia que…

13 de abril de 2024

Coescrito por Pablo Aguilera sobre una publicación original de The Trevor Project US

Hablemos de VIH y SIDA

A pesar de ser una pandemia que lleva décadas entre nosotres, la pandemia de SIDA sigue generando muchas preguntas, pero sobre todo, muchas desigualdades. Aunque es difícil abordar todas las cuestiones que rodean al VIH y sida en un sólo artículo, aquí intentaremos abarcar algunos puntos importantes.

Es normal tener preguntas sobre el VIH y el SIDA. Lamentablemente, no siempre encontramos información basada en evidencia y dirigida a juventudes, lo que hace más difícil la comprensión, la toma de decisiones, cómo enfrentar situaciones de riesgo y cómo cuidar nuestro bienestar en temas relacionados a esta pandemia.

Empecemos con lo más general: VIH significa Virus de Inmunodeficiencia Humana y SIDA significa Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida. Sí, parecen lo mismo, pero no lo son.

El VIH es el estado menos desarrollado de infección en el cuerpo y el SIDA, que es causado por el VIH, es un estado más desarrollado de la infección, que impacta directamente el sistema inmunológico de quiénes viven con el virus elevando la posibilidad de adquirir otras enfermedades oportunistas.

EL VIH y el SIDA nos debe importar a todxs

Es importante saber que no importa tu orientación sexual, identidad o expresión de género, edad, etnicidad, estrato social. El VIH nos afecta a todxs, pero lamentablemente afecta desproporcionadamente a algunas poblaciones, incluyendo a las juventudes LGBTQ+ que siguen siendo el grupo poblacional con mayores índices de incidencia, es decir, que tiene mayores probabilidades de adquirir el virus.

Para poner la situación en perspectiva, checa estos números:

En México, 360 mil personas viven con VIH, entre ellas 3,400 son menores de 15 años. En su mayoría, hombres que se identifican como Gay o que tienen sexo con otros hombres (HSH)y mujeres transgénero. Es importante reconocer que aunque son las poblaciones más afectadas, no quiere decir que no exista riesgo para otras personas de adquirirlo y que hay personas de otras poblaciones que viven con el virus, incluyendo juventudes y adolescentes que nacieron con VIH.

Tratamiento

Gracias a los tratamientos antirretrovirales (TAR) y el apego adecuado al mismo, se puede llegar a una cantidad mínima, casi imperceptible del virus en la sangre, a este estado se le llama “Indetectabilidad”. Una persona que vive con VIH en estado “indetectable” no puede transmitir el virus a otras personas, convirtiendo el tratamiento no solamente en un método necesario para mantener el bienestar y la salud de las personas que viven con VIH, sino también en un método altamente eficaz para prevenir su transmisión.

Es muy importante reconocer que hay muchos factores que influyen en que una persona tome su tratamiento adecuadamente, algunos de los más importantes son la salud mental, disponibilidad y accesibilidad de los tratamientos.

Recuerda: Si eres una persona joven que vive con VIH y sientes necesidad de hablar sobre tus emociones, sentires o te sientes en crisis, nuestro equipo de consejería altamente capacitado está disponible para ti 24/7, de forma gratuita y confidencial para darte acompañamiento.

Métodos de Prevención

¡Llegaste al lugar adecuado! La prevención inicia con la información. Lo importante es entender cuáles son tus necesidades para poder elegir el método de prevención más conveniente para ti.

Aunque el VIH se puede transmitir de otras formas, algunas prácticas sexuales son las que presentan mayor riesgo de transmisión. Checa aquí algunos métodos:

Condones: elige qué condón/preservativo se adapta a tus necesidades y te hace sentir más cómodx. Lo mejor es que puedes elegir entre condón externo o interno ayudándote a que se adapte a tu cuerpo y a tu identidad de género.

PrEP: Este método previene la transmisión del VIH por medio de tratamiento (vía oral) tomado de manera adecuada y vigilada por profesionales de la salud. Aunque es más recomendado para poblaciones que están mayormente expuestas a la transmisión, puede ser un método que tomado de manera adecuada se adapte a las necesidades de la persona que lo requiere.

PeP: El método post-exposición es adecuado para personas que han tenido alguna práctica de riesgo y es administrado en las primeras 72 horas posteriores a dicha práctica. No es un método de prevención de emergencia por lo que no se recomienda como un método preventivo de rutina.

Materiales nuevos y/o  esterilizados: utilizar jeringas nuevas y no compartir utensilios que tuvieron contacto con fluidos puede ayudarte a reducir considerablemente el riesgo de transmisión de VIH si eres una persona usuaria de drogas.

Estos son los métodos de prevención más conocidos y accesibles explicados de manera muy breve. Si estás pensando en utilizar alguno de estos métodos, especialmente los que requieren seguimiento y apego a tratamiento, es necesario que acudas con unx profesional de la salud capacitadx para darte la mejor información y atención.

La única persona que puede decidir sobre tu cuerpo, sobre cómo, cuándo, dónde y con quién iniciar o disfrutar tu vida sexual ¡eres tú!

El VIH afecta desproporcionadamente a las juventudes LGBTQ+

A pesar de los esfuerzos de organizaciones de la sociedad civil y algunos otros programas de detección de realizar pruebas de manera masiva, el estigma, la discriminación, la falta de información y de recursos hacen que la tarea de realizarse una prueba de detección de VIH no sea tan fácil ni tan frecuente. De hecho, datos del INEGI muestran que 7 de cada 10 personas que viven con VIH no han sido diagnosticadas.

Además, algunas instituciones piden el acompañamiento de alguna persona adulta para realizar la prueba, lo que limita el acceso para las personas más jóvenes, incluyendo adolescentes. Afortunadamente, hay organizaciones de la sociedad civil que dan este servicio apegándose a los marcos legales, haciendo posible el acceso a las pruebas de detección oportuna para adolescentes y juventudes.

La falta de educación sexual integral actualizada que hable de las realidades que viven juventudes y adolescentes LGBTQ+ no solamente aumenta el riesgo de contraer el virus, también refuerza estereotipos y desinformación sobre la sexualidad, empujando a las juventudes diversas a buscar información que no está basada en evidencia.


The Trevor Project está aquí para tí y para todxs las juventudes LGBTQ+ que viven con VIH. Si tú o alguien que conoces necesita expresar sus emociones, dudas, o atención de crisis puedes contactarnos en TrevorText vía WhatsApp al 55-9225-3337 o  TrevorChat en www.trevorproject.mx/ayuda.

Contacta a Consejería